viernes, 2 de noviembre de 2012

My Mecha Brother: Capítulo 6 FINAL

Abrí los ojos entrecortadamente y me dispuse a levantarme despacio, era consciente de que me encontraba erguido en el suelo de algún lugar...¿pero dónde?

Todo estaba rodeado de una oscuridad penetrante, intenté forzar los ojos para inútilmente divisar algo en el horizonte...si es que existía. Nada, ninguna sombra, ninguna figura, solo espesa negrura que me ahogaba.

-¿HOLAAAA? - grité, mi voz como una onda acuática se dispersó a todos los lugares en forma de eco.-¿ALGUIEN ME OYE? -insistí.

Sólo mi voz recorría todas las direcciones del plano, nada parecía ser receptor de mi aguda onda sonora.

No volví a intentar alzar la voz porque mi mente se distrajo con un suceso extraño, cada paso que daba parecía hacerme levitar a unos palmos del suelo, no conseguía pisarlo.
Un paso, más alto, otro paso y más alto. Levitaba sin rumbo alejándome de la superficie...y lo sorprendente es que esa sensación me daba serenidad.

Quizás era mi mente la que quería escaparse de ese mundo terrenal que era el suelo y alejarme de los problemas, o simplemente era un entretenimiento que ocupaba mi cabeza para evitar pensar que estaba en aquel lugar desemparado y solo.

Por un instante empecé a ascender rápidamente y me acercaba a una luz evocadora que me succionaba, pero algo tiró de mí hacia abajo lentamente e interrumpió la rápida trancisión ascendente.

Era Engranajes, con su pequeña manita de robot tiraba de mi pierna pero sin éxito, la luz ejercia mas fuerza y nos acercaba al robot y a mí hacia su energía.

-¡...am des.....dam despie...adam despierta...despierta..! - dos voces fueron penetrando en mi interior, la luz se apagó y caí al vacío.

Me levanté sobresaltado, la caída había sido muy grande.
-¡ADAM HAS DESPERTADO, HIJO! - mi madre se me abalanzó llorando, la sujetaba mi padre que la presionó un poco diciendo: -Tranquila, ha estado mucho tiempo así, dale tiempo.

-¿Qué...dónde...Engranajes? - estaba conmocionado, no sabía dónde me encontraba y mis padres estaban allí de pie, emocionados y cansados.

-Adam, has estado una semana en cama sin abrir los ojos, hijo - dijo mi padre.
-¿Cómo..?
-Te encontró tu madre tendido en el suelo de la cocina. Creíamos que...-no terminó la frase, soltó un suspiro y se le saltaron las lágrimas.

Los dos lentamente se abrazaron a mí...hacia mucho tiempo que no disfrutaba de esta escena...el trabajo de ámbos los mantenía ocupados pero ahí estaban los dos conmigo.

Reparando en el robot, comenté: -¿Y engranajes?
-¿Engranajes? - mi madre se sorprendió-¡Ah, vaya con que te lo has encontrado..!- sonrió a mi padre de forma muy dulce.

Él me miró y me contó la historia de Engranajes:
-Verás hijo, yo construí a ese robot para que te hiciera compañía mientras nosotros trabajabamos. Nos rompía el corazón dejarte solo en casa y por ello lo hice para tí.
Todavía no está terminado pero...-se disculpó- espero que nos perdones por no ocuparnos de tí como es debido.

Me puso en mis manos a Engranajes que estaba reconstruido, brillaba como si fuera nuevo.
-Es lo mejor que he podido hacer en mi vida, aparte de tenerte a ti hijo, ojalá seas feliz con él.
Le miré a los ojos y luego miré a mi madre:
-Soy feliz con vosotros, siempre lo he sido. Gracias por repararlo - sonreí.

***
Poco después nos mudamos de ciudad, empecé en un nuevo instituto e hice muchos amigos. Ya nada tenía que temer porque tenía a Engranajes y por supuesto a mis padres.




No hay comentarios:

Publicar un comentario